15 nov. 2010

Dama Blanca

De las manos de la Dama Blanca del Manantial Mágico fluyen las transparentes aguas de Faeryland, el Reino de las Hadas, mucho más dulce que el mejor o refinado vino de los humanos, con suave perfume de miel y purificada con el sol de la tierra. 

Los espíritus feéricos han estado desde siempre asociados con fuentes y manantiales, utilizando como medio sanador las renovadoras cualidades del agua. La Reina deja fluir un inagotable manantial de agua brillante y pura, mientras en derredor obran una miríada de Hadas, quienes curan con este líquido maravilloso diferentes enfermedades y dolencias físicas, como jaquecas, la artritis, alteraciones de la piel, gota, verrugas, y dicen algunos, hasta el mal carácter.

Los pozos mágicos de aguas sagradas, fueron considerados por los pueblos antiguos de todo el mundo como potentes recursos para lograr la salud. En el Oeste de Inglaterra, las viejas fuentes y pozos enterrados, como por ejemplo el famoso Pozo del Cáliz ( Chalice Well) de Glastonbury, son visitados a diario por muchas personas, buscando remedios o bendiciones para ellos y su familia.

 En éste lugar que mencionamos, Glastonbury, es donde se cree que permanece escondido el Santo Grial, a la espera del momento en que deba ser descubierto para bien de la Cristiandad. Las típicas ofrendas dejadas en estos Pozos Sagrados por los peregrinos son alfileres o broches, generalmente doblados, y se arrojan dentro como usualmente se hace con monedas en las Fuentes de todo el mundo, pidiendo deseos.

También es común que se anuden trapos en las ramas de árboles cercanos a estas fuentes, los que lo hacen buscan la cura a su dolencia. Se cree que el trapo se desintegrará con la lluvia y el viento, y cuando esto suceda por completo, los problemas y enfermedades habrán desaparecido con él.De los numerosos desórdenes físicos que se ha dicho fueron curados por las aguas santas, los más comunes son los males de los ojos y la visión. Muchas ofrendas con forma de ojos, hechos en plástico u oro han sido hallados en el fondo de los añejos pozos, y algunos de éstos hasta recibieron el nombre de "Eye Wells" o "Pozo de los Ojos" en tiempos pasados.

Teniendo en cuenta que el primordial significado de la palabra "Eye" fue "apertura", y que una fuente o un manantial es netamente una apertura hacia el mundo vivo y mágico de la tierra y las Hadas, no es raro que se produzca esta conexión. Ciertos pozos y fuentes feéricas fueron alguna vez conocidos como lugares de profecía y adivinación. El movimiento de las aguas, los peces en el interior, o el dibujo que la luz y el follaje determinan sobre la superficie, fueron interpretados y tienen antiguas significaciones en Inglaterra y otras regiones. Hay sitios especiales conocidos como "Aguas del Infortunio", donde el gran caudal de agua, o la falta de él, advierten sobre peligros de guerra, penas de amor, cosechas pobres, u otras dificultades.

La Fuente de la Juventud ha sido nombrada en todo el mundo y en incontables leyendas y cuentos. En Japón está custodiada por una criatura del Reino feérico llamada "Niño del Crisantemo", mientras que en España está bajo la protección de las Xanas, las Hadas de las Fuentes. Cuando se detienen los ojos en el agua de estas surgentes, se dice que se abren también los del alma, para ver claramente y con perspectiva dentro de otros niveles de conciencia. La Reina Brillante nos invita a beber sin medida del agua de las Hadas, y la sabiduría fluye dentro nuestro, desde lo profundo de la tierra y a   través de sus maravillosas manos...