26 dic. 2010

Hadas domesticas


Estas hadas tienen muchos nombres, dependiendo del idioma de la región. Conocidas en gran parte de Europa como bwbchas, booakers o cottagers, se llaman domoviyr en Rusia y duendes en la Península Ibérica. Primas del brownie o boggan, hacen muchas tareas en la casa que escogen como hogar.

 La mayoría de las hadas domésticas se mantienen invisibles cuando hay alguien presente. Se dice de las que han sido vistas que son muy distintas de los boggans: en lugar de ser bajas y algo rechonchas, las hadas domésticas tienden a ser más pequeñas que los humanos, con cuerpos esbeltos y largos dedos y tobillos.

 El color de su cabello y ojos varía, y todas tienen preferencia por las ropas sobrias y prácticas. Algunas llevan a cabo tareas domésticas, desde ordenar a las vacas hasta cepillar el suelo. Mientras no sean vistas trabajando y se les deje algún pequeño regalo como muestra de agradecimiento (un plato con leche, un poco de miel), estas hadas hacen la vida mucho más fácil a sus anfitriones.
Otras hadas domésticas desdeñan éste tipo de quehaceres, pero custodian el hogar frente a los ajenos al mismo... sean amigos o enemigos de la familia. Pueden ponerse difíciles cuando por celos impiden que un amigo entre en una casa: quien lo intenta es atacado por calderos, herramientas y utensilios voladores, y cualquier otra cosa que las hadas puedan arrojarle hasta que se retira.

No obstante, a menos que el visitante pretenda perjudicar a los habitantes de la casa, las hadas domésticas no causan verdadero daño a los intrusos... por lo general.
Unas pocas hadas domésticas, especialmente los domoviyr, ayudan a sus anfitriones robando lo que éstos necesitan a los vecinos y viajeros. Así, la familia puede encontrarse al despertar con huevos recogidos en la granja de al lado, un pastel descuidado de alféizar de la ventana de un vecino, o un caballo de monta (con riendas) sustraído a un viajero mientras dormía en la posada. Las hadas no se toman bien las sugerencias de que devuelvan lo robado.

Algunas son criaturas celosas y resentidas que entran en los hogares intentando destruir a todos sus ocupantes. Sus naturalezas serviciales y protectoras se convierten de alguna forma en locura. Son conocidas por arrojar los muebles por los aires. Estas hadas son muy peligrosas (incluso para los Cainitas), y se ha sabido de algunas que han llegado a herir seriamente, algunos dicen que a matar a vampiros que buscaban cobijo de la luz del día en casas aparentemente abandonadas.

Lo más frecuente será que los Cainitas se encuentren con hadas domésticas desempeñando el papel de guardianes. Aunque no suelen ser consideradas las más poderosas, estas hadas dominan varios trucos (la invisibilidad entre ellos) que les permiten derrotar a un vampiro. La tradición de la Estirpe habla de un desdichado Cainita que intentó alimentarse de una persona que vivía con un hada. Las potentes ilusiones de ésta hicieron que el vampiro se metiese en el fuego, donde se dice que permanecen sus cenizas en el día de hoy.

No hay comentarios: