11 dic. 2010

Un mundo sin Hadas



Buscó la Luna
al Sol en madrugada
derramando su plata
por el cauce del río
y allí no encontró nada.

Buscó la niña un beso
en el surco del agua
palpitando de amor
en la noche estrellada
y allí no encontró nada.

En los ramales verdes
una rosa buscaba
el perfume profundo
para aromar su cara
y allí no encontró nada
Ni la Luna y la niña,
ni la rosa embrujada
supieron encontrar
aquello que buscaban,
porque buscaban sueños
en un mundo sin hadas.

No hay comentarios: