4 feb. 2011

Conjuros mágicos

Las leyendas folclóricas rebosan de conjuros y encantamientos que otorgan poder sobre las hadas. Una de las estratagemas populares para burlar la persecución de las hadas  consistía en poner agua de por medio , en la creencia de que los ríos y arroyos eran sagrados y contenían a distancia a los malos espíritus.
También resultaba efectivo llevar una cruz, sobre todo si estaba hecha de hierro, o pan y sal, por su carácter de símbolos sagrados.
Varios tratados de magia del siglo XVII contienen conjuros para convocar a las hadas, obtener su ayuda a hacerlas desaparecer. La siguiente formula, fechada alrededor de 1600 , se describía como una “forma excelente de conseguir un hada”  Las correspondientes instrucciones aconsejaban sumergir un cristal  de siete centímetros de alto por siete de largo en la sangre de una gallina durante tres miércoles y tres viernes consecutivos. Después había que lavarlo con agua bendita y sahumarlo. A continuación se pelaba la corteza de tres ramitas de avellano y se escribía tres veces en cada una de ellas el nombre  del hada que se deseaba convocar. Las varitas se enterraban en una colina encantada un miércoles y se desenterraban a las ocho, tres o diez en punto. A la hora elegida, alguien de “vida limpia” podía llamar al hada con el rostro vuelto hacia el este. Cuando aparecía, debía ser vinculada al cristal encantado.
Tres siglos más tarde se supo de otro hechizo para atraer a las hadas. Era  imprescindible llevarlo a cabo en un jardín, con la ayuda de  una gata negra y durante un atardecer en que pudiera verse la aurora boreal.Se empezaba por acariciar a la gata hasta que ronroneara satisfecha.Cuando el animal se estirara por primera vez, había que ungirle la cabeza con vino trazando la señal de la cruz, tras lo cual el oficiante repetía el gesto sobre si mismo. A continuación, debía acariciarse tres veces el parpado izquierdo y otras tres veces el derecho con la cola del gato diciendo:



Elfos de la noche, encantad mi vida
Para distinguiros de noche y de día.
Por este conjuro y por este signo,
Ruego que cumpláis todos mis designios.





No hay comentarios: