27 feb. 2011

Alimentación de las Hadas

Entre las muchas cosas que debemos aprender de las hadas, podemos aprender su apego a la naturaleza. No sé si su comida es más rica que la nuestra, pero sin duda es más natural y mejor para la salud. Como en todo les gusta lo natural, rechazan los alimentos elaborados de los mortales.

Varios son los alimentos básicos en su alimentación: las verduras, la fruta, la leche, el trigo, y como golosina la miel. Podríamos decir que son vegetarianas, ¿cómo imaginarlas matando a un animalito para comerlo? Prefieren las hojas y raíces de los árboles, los tallos de brezo, y seguro que saben sacarle mucho partido a las hierbas.
El trigo, que convierten en pan, parece ser que es otro de sus bocados predilectos. Y nos preguntaremos, ¿de dónde sacan la harina? Pues la roban de los hombres, así de simple. Desde la óptica humana el robo es un delito, pero, ¿qué hacer si no tienes harina y la necesitas para el pan? Pues robarla, su lógica es aplastante. También parece ser verdad que cuando las hadas cometen un pequeño hurto luego lo devuelven, y siempre son generosas.
La leche, para ellas es un manjar. Les encanta, pero disfrutan tomándola directamente de la vaca. En ocasiones, estas vacas no corretean libres por el prado, sino que están en un establo y tienen dueño. No creo que les haga mucha gracia al hombre levantarse a las seis de la mañana para ir a ordeñar a las vacas y ver que no tienen leche porque las hadas se le han tomado. Lo peor es que  suele suceder muy a menudo.
Tanto les gusta la leche, que una de las cosas que más agradecen es que por la noche, antes de acostarse, les dejen un vaso de leche en la mesa para que, cuando todos duerman, ellas puedan salir a tomarla. Dicen que si un hombre hace esto, ellas bendecirán su casa.
La fruta también les gusta, sobre todo las manzanas, que cogen directamente de los árboles. Pero para ellas, lo más de lo más, es la miel. De nuevo les gusta tomarlas del modo más natural,  directamente del panal de las abejas. Lo que no se sabe es cómo tomarán las abejas que les roben su miel, esto no nos lo han contado.
Esta es la alimentación que nos imaginamos en las hadas de los bosques, las más naturales de todos. Cuentan que en la mesa de las hadas aristocráticas nos podemos encontrar platos ricamente adornados y cocinados, pero parece ser que para ello hacen uso de su magia. Incluso dicen que les echan especias.

Una cosa es cierta, sin embargo: que el alimento de las hadas, lo mismo que un beso de las hadas, tiene poderes especiales sobre los seres humanos y , aunque de aspecto tentador, pueden , con pocas excepciones, hacer que el incauto quede preso para siempre en el país de las hadas