26 feb. 2011

Anillos y caminos encantados


En la naturaleza podemos encontrar muchos signos de la presencia de las Hadas y suelen estar mas cerca de lo que pensamos.
No tardaras en reconocerlas intuitivamente. Detectaras vida encantada allí donde haya un árbol  retorcido, un monte frondoso, o flores salvajes Hazte consciente de cualquier cosa que parezca misteriosa y de cualquier lugar con una atmosfera especial. Las Hadas serán las “culpables”. Disfruta mirando los campos repletos de flores, las orillas del rio cubiertas de juncos, y los bosques cubiertos de campanillas y ten la certeza de que las Hadas están allí.

ANILLOS ENCANTADOS
Se trata de un círculo de césped de color oscuro, originado por la propagación de un hongo. Los círculos de la cosecha son un fenómeno natural muy conocido, pero también encontraras otra vegetación en forma de anillo. El musgo puede crecer en forma de círculo y los árboles pueden dejar una parcela más o menos circular de suelo despejado. Todos estos lugares son favoritos de las Hadas, donde hacen  aquello que más les gusta: Bailar.
Existen leyendas que cuentan historias de viajeros que llegaron a estos anillos atraídos por una dulce música y se vaporizaron perdiéndose en el reino de las Hadas. Si meditas en unos de esos anillos, tendrás más posibilidades de sintonizar con  ellas.


CAMINOS ENCANTADOS
Encontrar el camino de las Hadas no es difícil. Se trata de senderos estrechos que no empiezan en un lugar concreto y terminan de repente, o se dirigen a una piedra o un monte sin salida. Estos caminos son señal de una interfaz entre este mundo y el otro.
Las Hadas caminan por ellos y allí las podemos dislumbrar mas fácilmente, especialmente cuando no te fijas directamente en el camino, sino que andas por el, consciente  de lo que pueda a parecer inesperadamente.

No hay comentarios: