25 feb. 2011

Animales encantados


En otros tiempos se creía que los animales eran maestros, guardianes y almas compañeras de la humanidad. Los animales suelen ser honestos y sinceros entre si. Por tanto, no es de extrañar que las hadas amen  a muchos animales y adquieran su aspecto de vez en cuando.
Las brujas “familiares” son una potente conexión con el mundo. Una de las “familiares“favoritas es el gato, muy vinculado a las hadas.

ANIMALES CON PEZUÑAS
 Las hadas tienen una especial afinidad con las vacas, posiblemente porque estas criaturas ofrecen su leche generosamente y están muy relacionadas con la Diosa Madre.

El venado era un animal sagrado para los celtas. Es una de las formas del Dios Cornudo, que encarna el vínculo sagrado entre el cazador y el cazado, que protege a las criaturas salvajes del bosque y las selecciona para la caza. El Dios Cornudo fue degradado  a demonio cuando los viejos Dioses paganos fueron demonizados por el cristianismo.
Las hadas también se pueden convertir en cabras, y pueden tener patas o pezuñas e cabra.

CABALLOS
Se cree que los caballos pueden galopar entre los dos mundos, llevando al jinete al país encantado. Las hadas adoran a esas criaturas sutiles y graciosas Las gentes de Sidhe. Tienen caballos mágicos en las colinas Hollow, hechos de fuego y veloces como el viento. Las hadas acuáticas escocesas, o Kelpies, suelen aparecer con aspecto de caballos grises, seres malvados que pueden lanzar a un viajero de cabeza para dejarle morir rápidamente en una tumba acuática.


PAJAROS
Muchos pájaros tienen alguna relación con las hadas. Los cucos son los heraldos de la primavera y regresan a los montes encantados en invierno. Las lechuzas están vinculadas  a las hadas oscuras, como Gwyn ap Nudd señor de ultramundo, que monta sobre un perro salvaje para reunir almas en su reino. Los cuervos poseen los tesoros encantados, y la diosa de la muerte Morrigan, adquirió ese aspecto.

RANAS
 Las hadas también pueden adquirir el aspecto de sapos, y hay muchas historias de humanos convertidos en sapos como castigo de haber cometido diversas transgresiones. Las hadas que guardan los pozos pueden tomar el aspecto de sapos, que eran sagrados para los celtas, pues iban asociados a la sanación.