1 nov. 2010

Navi





Las almas de niños muertos sin bautismo o ahogados en los países eslavos se transforman en náyades vestidas con túnicas blancas y habitantes de ríos y lagos.
Cantan para atraer y ahogar a los caminantes.

No hay comentarios: