13 feb. 2011

Los deseos de un hada





Quisiera caminar contigo más allá del horizonte, enseñarte a remontar el vuelo y visitar mundos con los que nunca has soñado. 
           
Quisiera que, de una vez por todas, creyeses que hay un universo entero dentro de ti con una fuerza capaz de mover montañas.

Quisiera que los mayores entendiesen que tienen mucho que aprender de los niños.

Quisiera enseñarte a decorar las paredes de tu casa, no con fotos y cuadros, sino con cada gesto, cada guiño, cada beso, cada abrazo que te haya hecho estremecer de ternura.

Quisiera poder explicarte las mariposas que siento en el estómago cuando alguien me sonríe.

Quisiera que sintieses la luz de mi estrella cuando la tuya se apaga. 

Quisiera que supieses que tu alma necesita tanto alimento como tu cuerpo.

Quisiera enseñarte a mirar lo que no pueden ver tus ojos y a escuchar lo que no pueden percibir tus oídos.

Quisiera verte dar de comer al unicornio y volar sobre mi Pegaso. Porque nada ni nadie desaparece mientras quede alguien que crea en ellos.
 
Quisiera hacerte entender que no puedes cambiar el mundo si no eres capaz de cambiar tú primero.

Quisiera vivir por siempre en tu corazón.  
    
Quisiera que vieras que TU verdad no siempre es LA verdad.  
         
Quisiera que no llamases "locos" a la gente que ha optado por vivir su sueño. Probablemente no sobrevivirían a la realidad.

Quisiera enseñarte que siempre hay, al menos, una razón por la que
levantarte cuando caes.

No hay comentarios: